La Isla

Con el pecho apretado

el alma pesa

al verte destrozado,

al no sentir tu fortaleza;

 

pero como un relámpago tardío

y con un taco en la garganta

escucho, que aunque cansado y frío,

el coquí siempre canta.

 

El sol se asoma

por la silueta de tu cordillera;

el agua limpia

tus penas, tu rostro, tus palmeras;

mi tierra aguanta

los cimientos, el asta, las fronteras;

y tu voz retumba

por el relieve de esta bandera.

 

Hoy caminamos,

dedos entrelazados,

pechos inflados.

 

Hoy gritamos

como trueno que estremece

sin abatir tormenteras,

sin más peros, pasados o hubieses.

 

Hoy la serenata

va dedicada a nuestra gran preciosa:

 

al son de pleneras,

ecos de nuestro pasado;

al son de la diáspora paloma,

su mano siempre a nuestro lado;

al son de las olas,

la playa blanca,

el Yunque dorado;

 

porque esta Isla

que con tan poco es tanta,

abunda el deseo,

la pasión,

la perseverancia:

 

mientras el coquí canta

y Puerto Rico se levanta.

 

-C. Bauxa

25-9-2017

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s